¿PARA QUÉ NECESITO INDICADORES DE GESTIÓN EN MI NEGOCIO?

Probablemente te sometas a un chequeo médico anual con el objetivo de conocer tu estado de salud. Vas al médico y éste observa tu aspecto exterior y controla tu estado de salud a través de los resultados de unos análisis de orina y sangre.

El resultado de los análisis no son otra cosa que un conjunto de INDICADORES que, comparados con unos valores de referencia, nos mostrarán de un modo sencillo si estamos sanos, o no. Pues bien, me parece que no os tengo que convencer de que la empresa es un organismo vivo. Nace, crece, se desarrolla y muere.

Y la empresa, desde luego, goza de un determinado estado de salud. Tal como hemos visto antes, es importante controlar el estado de salud de la empresa y, para ello, lo más sencillo y práctico es crear un sistema de indicadores de gestión que nos permitan conocer cómo se encuentra cada órgano y sistema de nuestra organización y compararlo con unos valores de referencia que previamente habremos definido.

Los indicadores de gestión, no solo nos mostrarán el nivel de salud, también servirán para controlar si estamos alcanzando los objetivos marcados. De todos es sabido que “solo se puede mejorar aquello que se puede medir”. Por lo tanto, cada objetivo definido debe tener, por lo menos, un indicador de seguimiento. Los indicadores nos ayudarán a tomar decisiones y a detectar rápidamente desviaciones sobre lo previsto. Vale la pena recordar que actuar sistemáticamente ayuda en gran medida al ahorro de costes y al aumento de la eficiencia.

¿QUÉ ES UN INDICADOR?

Un indicador es una relación entre variables, ya sean cuantitativas o cualitativas, que permite observar la situación y las tendencias de la situación observada, respecto a unos objetivos definidos.

CARACTERÍSTICAS DE LOS INDICADORES

Los indicadores deben ser suficientemente PRECISOS. Ni más, ni menos.

  • Los indicadores deben ser suficientemente PRECISOS. Ni más, ni menos.
  • Adoptarán la FORMA necesaria (porcentaje, tanto por uno, valor absoluto, etc).
  • Se elaborarán con la FRECUENCIA adecuada (anualmente, semanalmente, diariamente, etc).
  • Tendrán una DIMENSIÓN establecida (por ejemplo, se comparará un año respecto a otro, un mes respecto a otro, …).
  • Tendrán siempre el mismo ORIGEN. Es decir, la información la obtendremos siempre de la misma fuente para que el resultado sea coherente.
  • Se definirán los VALORES DE COMPARACIÓN con el fin de saber ante que desviación debemos actuar.
  • También se determinará la RELEVANCIA. O sea, las acciones a tomar alcanzado determinado valor de desviación.
  • Serán OPORTUNOS. De nada vale conocer una desviación si ya no tenemos margen para actuar.

CARACTERÍSTICAS DE LOS INDICADORES

  • Disponer de un sistema de “pre-alarmas”.
  • Conocer la productividad de los recursos.
  • Conocer las tendencias del comportamiento productivo.
  • Establecer marcadores de eficiencia.
  • FACILITAR LA TOMA DE DECISIONES.